//
Uncategorized

“Moreso i la festa neoliberal”

Article publicat a Rebelión.org

Mossos d’Escuadra desalojan a la asamblea de estudiantes de la universidad Pompeu Fabra (Barcelona) .- Moreso y la fiesta neoliberal.  per Daniel Mourenza Teorema FilmeStudiomoreso
Los Mossos d’Escuadra desalojaron en la noche del 12 al 13 de febrero a estudiantes pertenecientes a la asamblea de la universidad Pompeu Fabra (Barcelona) que protestaban de forma pacífica contra el traslado de varias facultades de esta universidad al Campus de Poblenou en  (ver vídeo). El nuevo campus se haya en una zona perteneciente al plan 22@ del Ayuntamiento de Barcelona, rodeado de sedes de grandes empresas, como puede ser Mediapro, para facilitar, según dice la misma universidad, el intercambio entre la empresa y la universidad. Es por eso que los estudiantes de la Pompeu Fabra consideran que se trata de un paso hacia la mercantilización de la universidad, es decir, de poner al servicio de la empresa una rama de la educación que, teóricamente, debería servir para formar al estudiante en el conocimiento, el debate, el análisis, la interpretación…

Parece ser que los medios de comunicación dudan de la inteligencia o de la capacidad de discernimiento de un estudiante, como si, además de jóvenes, fuesen menores de edad mentales. He aquí un ejemplo de la información sobre esta protesta en la web de los servicios informativos de TeleCinco, escrito a base de servicios de agencias de noticias, por lo que es de suponer que otros medios de comunicación habrán informado de similar manera. (LEER)

A pesar de dar cabida a la voz de los estudiantes, el texto da bastante más importancia al comunicado de la universidad Pompeu Fabra (UPF), probablemente ordenado por el mismo rector al que se criticaba en la protesta, y en él se dicen cosas como que “la mayoría (de los estudiantes que participaron en la protesta) no eran de la UPF)” Bueno, los estudiantes, en cambio, aseguran que la mayoría formaba parte de la asamblea de estudiantes de tal universidad.

Otro ejemplo, se publica la parte del comunicado en que la UPF asegura: “Después de diversos intentos de diálogo y de negociación y ante su reiterada negativa a abandonar las instalaciones de la Universidad, se ha pedido la intervención de los Mossos d’Esquadra para mantener la normalidad en el campus y evitar la ocupación”. Por lo que me han comentado estudiantes de esa misma universidad, el ‘talante dialogador’ del rector Josep Joan Moreso es de sobra conocido. Cuando accedió a recibir a los estudiantes para ‘debatir’ el tema de la adaptación al proceso de Bolonia les dijo de antemano, simple y llanamente, que nada iba a cambiar su postura. Ésa es una buena manera de comenzar una negociación.

Por otra parte, en la información nada se dice sobre la, ciertamente, anormalidad de que los antidisturbios penetrasen a la universidad para poner fin a una protesta pacífica. Las universidades gozan de autonomía universitaria, lo que, entre otras cosas, implica que la policía no puede penetrar en los campus sino es por petición explícita del rector. Comparémoslo con las protestas del pasado diciembre en Grecia, mucho más violentas, pero en las que ningún rector se atrevió a pedir a la policía que pusiese fin a las ocupaciones sabiendo que los universitarios son celosos de su autonomía. Y con razón. En Barcelona aún duele la intervención de los antidisturbios para reprimir la protesta contra la visita del entonces presidente del gobierno, José María Aznar, a la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) en 1999. Poco después, Aznar sería declarado persona non grata por el claustro de la universidad barcelonesa por lo que no podrá volver a poner un pie en su campus.

Moreso y la fiesta neoliberal
Daniel Mourenza

El entramado del 22@, en el cual se ha erigido el nuevo Campus de la Comunicación de la Universitat Pompeu Fabra, se ha construido sobre el terreno en que se encontraba una importante área industrial de Barcelona, así como de viviendas de las clases populares que allí trabajaban. Se trata de un proceso de desindustrialización, del paso entre lo que era el modelo fordista a uno postfordista, en el que el desarrollo y la producción de conocimiento e información se presenta como motor de la economía. Y en el que el paso de lo que era, en la terminología de Zygmunt Bauman, el capitalismo pesado de la modernidad sólida a lo que es el capitalismo liviano de la modernidad líquida, permite la ansiada desregulación que el cuasi ciberespacio en que se encuentra ahora, tratando de alcanzar el ansiado sueño neoliberal del capitalismo total. Es, pues, el paradigma de la urbanización de las ciudades del capitalismo global, en su afán de ser nudos dentro de la red de flujos económicos en que se enmarca la actual Sociedad-red de la que habla Manuel Castells. Estos espacios se constituyen en no-lugares, aquéllos que, según Marc Augé, pierden su conexión radical con el espacio en que se asientan, pues pierden todo rastro de significación, bien de tradición o bien de identidad. En su empeño por habitar la red global, tienen que eliminar la fricción que se da con lo local, rompiendo con la cadena significante que otrora sirvió para dar una forma genuina a la zona.

Entre empresas multinacionales, solares y grúas, se encuentra el campus de Poblenou de la UPF. El significado de su emplazamiento, como pueden ir deduciendo, no es azaroso. Forma parte de un proyecto a su vez dentro del 22@, el Barcelona Parc Media. Promovido por el Ayuntamiento de Barcelona, trata de ser un centro de producción audiovisual en que englobar diferentes empresas e instituciones. Por supuesto, aparte de la gran empresa de la comunicación Mediapro, debería haber más centros de generación de conocimiento que surtieran a ésta y otras empresas del sector. Al lado, literalmente pegada y compartiendo espacios, se erige la UPF, encargada de transmitir a las empresas la investigación generada, como señala la Fundació Barcelona Media Universitat Pompeu Fabra.

La farragosa fricción con lo local, con lo cotidiano, con la fealdad que rodea la parte entendida como un todo, es superada, entre otras cosas, con la celebración extraordinaria de fiestas. Estos actos permiten engalanar por un tiempo lo corriente, lo habitual, lo ordinario. En un estado orgiástico, en una borrachera de los sentidos, se da una ruptura simbólica con lo local. La fricción –en un verbo que tanto gusta a los neoliberales- se minimiza. Hoy en día, el glamour es el que debe coronar la celebración, es una conditio sine qua non de la fiesta, algo sin lo que no se podría entender. Como señala Harvie Fergunson en Glamour and the End of Irony, el glamour es entenderse a sí mismo sólo en la apariencia. Pero la Pompeu Fabra sí que sabe ponerse a la altura y convertirse en glamourosa. Mientras gran parte de las instalaciones no estaban todavía acabadas, mientras muchos servicios no habían empezado a funcionar, mientras el polvo cubría las angostas escaleras del edificio principal del nuevo campus, el rector Moreso se afanó por colocar un día antes de la inauguración del campus el letrero en la puerta, de poner bancos a la plaza, de pintar los accesos al piso menos uno, aún no acabado, de preparar grandes mesas y un buen banquete. La UPF se ponía sus mejores galas para recibir al día siguiente a los grandes mandatarios que asistirían a la fiesta –a SU fiesta-, con la que alcanzaría a ser un importante nudo dentro de la Red.

Pero claro, siempre que hay una fiesta, cabe la posibilidad de que surjan unos aguafiestas. Resulta que no todo el mundo estaba feliz con la idea de que la UPF se conectara a la red de la economía de flujos, del capitalismo global, que se elevara desde la producción local –que también universal- de conocimiento, a engrosar las filas de la producción mercantil de ideas en tanto en cuanto bienes de consumo. Había estudiantes que creían que la relación con las empresas que pasaban a formar parte de su entorno, no sólo no les beneficiaría, sino que suponía un condicionamiento a la investigación realizada por la Universidad y un ataque contra su autonomía. Estos estudiantes pensaron que debían mostrar su rechazo a la significación que tomaba el nuevo campus. Y, por ello, creyeron que era importante abrir un espacio de reflexión y que un encierro era la mejor manera para hablar, discutir y preparar una acción alternativa a la inauguración en la que pudieran escucharles Montilla, Hereu, Huguet, Rubiralta y el propio rector de la Universidad. A la vez, los miembros del PAS, pensaban que sería un buen momento para expresar sus demandas. Moreso se dio cuenta: eso podía empañar los bonitos cristales con que se debía mirar la fiesta –SU fiesta-, el acto de coronación, la sublimación de la Pompeu Fabra.

Digresión a modo de crónica: pocos días antes del jueves 12 de febrero de 2009, Marc Sanjaume, ex representante de los estudiantes en el Consell Social de la UPF, recibe una llamada del rector. Éste, nervioso, le pregunta si sabe si van a encerrarse por la noche, a lo que añade que no permitirá por cualquier medio que lo hagan. Cuando llegamos el día doce a la Universidad, nos encontramos con un aviso extraordinario, el campus se cerraría a las nueve, en vez de a la una como otros días. Y lo que es más grave, cuando a partir de las ocho de la tarde estaba llegando un gran número de personas, cambian las hojas de aviso e indican que el campus se cerrará a las 20.15, intentando impedir que accedieran otros estudiantes. Se impide, de la misma manera, que entre la prensa. Los intentos por conseguir que no entren estudiantes son en vano. Se congregan en la cafetería provisional del campus alrededor de una centena de asamblearios, la gran mayoría de ellos de la Pompeu. Sobre las ocho de la tarde, cuando está empezando la asamblea, recibo una llamada desde la Conselleria de Interior. Se sabe ya que si no salimos del campus, el rector llamará a los mossos d’esquadra para que nos desalojen. Se propone por parte de la Universidad que se nos dejará un espacio en el acto de inauguración a los estudiantes para que expresemos nuestras demandas si abandonamos ya el edificio. Los estudiantes pensamos que ése era un derecho que ya teníamos y no accedemos a la petición. Los mossos aparecen sobre las once y media de la noche. Los setenta estudiantes que permanecemos resistimos de forma pacífica, agarrados los unos a los otros. Los policías nos desalojan de forma violenta, provocando numerosas contusiones y dos heridos, uno de ellos con el labio partido.

La figura de los aguafiestas consiste en reparar la cadena significante que debiera unir lo real y lo simbólico. Lo local soportaría el peso del no-lugar, otorgándole por fin una identidad, mediante el pago, eso sí, de un alto precio: la desconexión como nudo modal de la red, con la vuelta otra vez al espacio local y a lo ordinario. La sublimación instantánea propia de la fiesta no es posible si estas figuras, con su peso, hacen aparición y no dejan elevarse a dicha categoría. Los aguafiestas, al contrario que los fiesteros, tienen un contenido, pero su apariencia es un tanto variable. La fachada con la que se presentaron los aguafiestas el día 12 de febrero, según se materializaba en una pancarta, rezaba: “No volem ser ni el titella d’en Moreso ni la joguina d’en Roures” (No queremos ser ni el títere de Moreso ni el juguete de Roures). El 13 de febrero, la fachada había cambiado y decía ahora: “Moreso dimissió”. El rector no pudo tener la fiesta en paz. Más acertadamente, no pudo tener la fiesta –SU fiesta. Las galas con las que había vestido el campus no lucieron. Recibió una terrible conmoción, que lo devolvió a la farragosa fricción con lo local, con lo cotidiano, con lo corriente. No hubo borrachera, no sintió la orgiástica sensación de la sublimidad del poder. Los estudiantes pidieron su dimisión, las botellas de cava no se abrieron y los canapés se quedaron fríos. El Campus de la Comunicación sigue encontrándose entre empresas multinacionales, solares y grúas. Pero ahora, el cristal por el que teníamos que mirar está sucio. Y por eso todos empiezan a darse cuenta que existe el cristal, antes obviado. Previamente, una minoría de estudiantes se empeñó en decir que detrás de ese cristal no todo era tan bonito. Ahora, quizá sean muchos los estudiantes que se unan a esta minoría.

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

S'està connectant a %s

RSS Uni Riot (Itàlia)

  • S'ha produït un error; probablement el canal ha deixat de funcionar. Torneu-ho a provar d'aquí una estona.

RSS Frente Estudiantil Revolucionario (Argentina)

  • S'ha produït un error; probablement el canal ha deixat de funcionar. Torneu-ho a provar d'aquí una estona.

BOLONYA PER A BATXILLERS

  • 149,559 visites
febrer 2009
dl. dt. dc. dj. dv. ds. dg.
« gen.   març »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
232425262728  

Introdueix la teva adreça per rebre els nous posts per mail.

Join 12 other followers